BIENVENIDOS A

BIENVENIDOS A

3.000 NUEVOS CASOS DE LEISHMANISIS SE REPORTAN ANUALMENTE EN VENEZUELA

Usar repelentes contra zancudos, proteger las ventanas y puertas con mallas finas y usar ropa que cubra la mayor parte del cuerpo evita la picadura del flebótomo

Con una prevalencia de 12 millones de personas infectadas y 2 millones de casos nuevos cada año, para el 2005 la leishmaniasis fue una de las enfermedades tropicales de mayor prevalencia en el mundo. La patología afecta principalmente a las poblaciones vulnerables de naciones subdesarrolladas y es considerada endémica en 88 países, entre ellos India, Bangladesh y Brasil. En Venezuela se producen alrededor de 3.000 casos anualmente, distribuidos en todo el territorio nacional.

Melquiades Moreno, coordinador de dermatología sanitaria del estado Nueva Esparta, informó que se trata de una enfermedad infecciosa causada por parásitos del género leishmania, que es transmitida al hombre por la picadura del flebótomo hembra, conocido popularmente como puri puri o palomilla. Se transmite de humano a humano y de animal a humano. Los perros también pueden contraer la enfermedad.

El doctor Moreno indicó que los síntomas de la enfermedad dependen del tipo de leishmaniasis que se transmita: cutánea, mucocutánea o visceral, la cual se da predominantemente en niños. La primera se caracteriza por producir lesiones en la piel del tipo ulcerativa, que pueden perdurar como nódulos o placas, así como dolor, prurito e infecciones bacterianas secundarias.

La forma mucocutánea se presenta con hemorragia de las fosas nasales, enrojecimiento, edema de la mucosa basal y una progresiva destrucción ulcerativa de la mucosa naso-orofaríngea. La leishmaniasis visceral se manifiesta con fiebre, debilidad, color gris de la piel y agrandamiento del bazo, hígado y ganglios linfáticos.

La patología puede ser causada por unas quince especies del protozoo leishmania, los cuales parasitan células del sistema inmunitario del organismo humano. La leishmaniasis cutánea es producida por leishmania trópica, major, infantum, aethiopica, mexicana y brasiliensis; mientras que la manifestación visceral tiene como responsables a las formas donovani e infantum del parásito. La mucocutánea se desarrolla por acción de leishmania brasiliensis y aethiopica.

Olga Zerpa, jefa del departamento de leishmaniasis del Instituto de Biomedicina de la UCV, explicó que la enfermedad debe ser tratada con inmunoterapia, fortaleciendo el sistema inmunitario. Algunos tratamientos también incluyen antimoniales pentavalentes y el uso de antibióticos tópicos y orales cuando se presentan infecciones secundarias.

Para evitar brotes, la galena recomendó utilizar repelentes contra zancudos, proteger las ventanas y puertas con mallas de poros muy pequeños y usar ropa que cubra la mayor parte del cuerpo. Asimismo, dijo que los brotes de leishmaniasis generalmente ocurren en zonas boscosas y los hombres suelen ser los más afectados, debido a que son picados mientras trabajan al aire libre.

En Nueva Esparta

Según datos del Ministerio del Poder Popular para la Salud y la Sección de Leishmaniasis del Instituto de Biomedicina, el estado Nueva Esparta presentó entre 1995 y 2009, 160 casos de leishmaniasis visceral, el cual representa el registro más alto de todas las entidades del país, seguido de Lara con 114 y Anzoátegui con 112.

El pasado 23 y 24 de febrero, se realizaron en el estado Nueva Esparta, las Jornadas de Actualización en Dermatología Sanitaria, bajo el patrocinio de sanofi-aventis de Venezuela; evento que logró reunir a más de 50 médicos del país, quienes intercambiaron información sobre la situación de la leishmaniasis y la lepra en Venezuela.