BIENVENIDOS A

BIENVENIDOS A

Cuando las bacterias atacan las vías respiratorias

La vacunación es el mecanismo más seguro para prevenir enfermedades como la otitis media, sinusitis, faringitis, laringitis, bronquitis, neumonía y bronconeumonía

Neumococo y haemophilus influenzae, dos agentes peligrosos


Las infecciones respiratorias de origen bacteriano son el dolor de cabeza de muchas madres de niños y adolescentes, ya que en esta etapa son más propensos a presentar enfermedades tales como: otitis, otitis media, sinusitis, faringitis, laringitis, laringotraqueitis, traqueobronquitis, bronquitis, bronconeumonía, neumonía y pleuroneumonía, causadas comúnmente por las bacterias streptococo neumoniae -mejor conocida como neumococo- y haemophilus influenzae.


Las afecciones respiratorias tienen una gran importancia por su alta incidencia, y constituyen la causa más frecuente de consulta en personas de todas las edades, explicó el pediatra e infectólogo, Leopoldo Córdova. “Sean de origen bacteriano o viral, suelen manifestarse con síntomas como: malestar general, tos, secreción nasal, congestión ocular y escalofríos. La diferencia es que las virales tienen un cuadro autolimitado de entre 5 y 7 días, mientras que las bacterianas no, por lo que son más delicadas y complicadas de tratar”, agregó.


Córdova señaló que la bacteria neumococo es el agente que más ataca el sistema respiratorio y la principal causante de infecciones respiratorias de origen bacteriano, en ocasiones mal diagnosticadas y por ende mal tratadas. “Esta bacteria ha creado resistencia, ha aprendido a defenderse de algunos de los antibióticos. Vemos, por ejemplo, que la resistencia del neumococo a las penicilinas y sus derivados es alta, pudiendo llegar hasta un 30% ó 40% en algunas zonas geográficas”, apuntó.


La haemophilus influenzae también representa una amenaza. Se divide en tipo B y no tipificable, estas son actualmente las de mayor efervescencia, también pueden causar bronquitis en adultos y pacientes fumadores con enfermedad pulmonar obstructiva crónica, e otitis media y sinusitis en niños, adolescentes y adultos.


La inclusión de la vacuna contra la haemophilus tipo B en los esquemas de inmunización, permitió reducir la incidencia de infecciones respiratorias causadas por este tipo de bacterias, hasta ser prácticamente erradicada. “Ha habido un cambio de gérmenes, hoy en día son los no tipificables son los que más afectan el tracto respiratorio alto y bajo”, añadió.


“Ambas bacterias -streptococo neumoniae y haemophilus influenzae- pueden combatirse con antibióticos. Sin embargo, lo ideal es prevenir las infecciones que pueden causar, cumpliendo cabalmente el esquema de vacunación de su bebé y amamantándolo el mayor tiempo necesario, pues esto crea anticuerpos y le permite desarrollar y madurar óptimamente su sistema inmunológico”, explicó el doctor.


Por último, el especialista explicó que la bacteria haemophilus influenzae, no tiene relación alguna con la gripe Influenza AH1N1, pues este es un virus que debido a ciertas condiciones y mutaciones se encuentra actualmente en alerta pandémica, no es causado por la bacteria haemophilus.